¡Bienvenidos!
pitagoras Tresfonsitas

Carlos Gomes

Carlos António do Carmo Costa Gomes nace en 1932, en Barreiro, en el estuario del Tajo, frente a Lisboa. Portugués rebelde y futbolista rebelde. Guardameta grande y enamorado de los coches y de las mujeres.

Granada C.F.

En Noviembre de 1958 el Granada visita San Mamés. Trae un portero famoso y en el campo está un hombre del Real Madrid, Miguel Muñoz, con el encargo de observarle y ver si interesa al equipo de la capital.

El público ve a Gomes con su gorra y piensa que aparenta un poco antiguo, a medio camino entre Ricardo Zamora e Ignacio Eizaguirre.

Carlos se fija en Agustín Gainza, jugador al que admira desde hace mucho tiempo.

A lo largo de toda la primera parte el Athletic acosa la portería del Granada, pero Gomes consigue mantenerla imbatida.

Ya en la segunda parte un centro de Gainza es rematado por Mauri a las mallas. Esta vez el portero portugués no ha podido detener la bola.

Luego un penalty a Uribe es transformado por el mismo Uribe. Carlos piensa con rabia que tenía que haberlo parado.

Y luego viene un disparo muy fuerte que Gomes ataja pero no puede controlar; y aparece Agustín Gainza, que sin apenas esfuerzo, empuja el balón dentro de la portería.

Real Oviedo

En Diciembre del 60 llega Carlos Gomes de nuevo a San Mamés con el Real Oviedo.

No tiene buena tarde el meta portugués. Al comienzo del partido Merodio marca de un zurdazo por bajo desde fuera del área. Y poco después el delantero bilbaino resuelve en un lío ante la meta de Gomes.

La primera parte termina con ese 2-0 y y el regusto amargo para el público de ver jugar francamente bien a los mediocampistas y delanteros ovetenses.

La segunda parte empieza con una gran parada del portero bilbaino, Carmelo, ante un disparo de Luis Aragonés.

Y enseguida llega una combinación Maguregui-Merodio, con pase a Areta III, y el delantero navarro dispara, sin que Gomes pueda detener el balón.

El Oviedo marca el gol del honor por medio de Sánchez Lage en gran jugada personal de éste.

No sale contento Carlos de su trabajo. Más bien al contrario, considera con cierta envidia que no ha estado a la altura de sus 10 compañeros, y que Carmelo, el meta bilbaino, es el que ha realizado bien su faena.

Audios:

Athletic Granada

Athletic Oviedo

¡Hola!
¡Un saludo!