¡Bienvenidos!
pitagoras Tresfonsitas

Epicuro

Epicuro nace en Samos, aproximadamente en el 341 a. C.

Comparte el atomismo de Demócrito, pero le añade un elemento nuevo que complementa a la Necesidad: el Azar. No acepta el determinismo del tracio, y admite desviaciones con respecto a la secuencia de relaciones causa-efecto.

Ética

Epicuro propone una etica racional que quizás no casa bien con la moral judeo-cristina imperante en nuestras sociedades.

Posiblemente por eso el adjetivo "epicúreo" admite en el diccionario de la RAE un sentido peyorativo: "entregado a los placeres".

En inglés el sustantivo "epicure" significa: "A person devoted to sensuous pleasure and luxurious living". El adjetivo "epicurean" admite el sentido "Devoted to the pursuit of sensual pleasure, especially to the enjoyment of good food and comfort".

En francés "épicurien" tendría el sentido de "Qui s'adonne aux plaisirs de la table, aux jouissances de la chair".

Epicuro propone, es cierto, como objetivo para la persona "la busqueda del placer".

Para alcanzar "el placer" o "la felicidad" o "el bien" el filósofo recomienda no temer a los dioses. Alega que ese temor es absurdo, porque las características de los dioses griegos son, según él, incompatibles con la divinidad. Esos dioses poseidos por la ira y la sed de venganza contra los humanos que han contrariado su voluntad son, según Epicuro, simplemente inexistentes.

De modo similar el sabio de Samos recomienda no buscar "el bien" sometiéndose a factores externos como la "opinión de los demás", porque sencillamente es una senda que la persona no podrá controlar.

Distingue placeres necesarios e innecesarios por una parte, y por otra naturales y no naturales.

Recomienda satisfacer los deseos necesarios y naturales procurando que el coste sea el menor posible.

Recomienda poner una cota superior a la satisfacción de los placeres naturales y no necesarios, y no sobrepasarla nunca.

Y, por último, advierte que los no naturales innecesarios deben evitarse siempre.

Distingue también Epicuro entre los bienes o placeres del cuerpo y los del alma. Recomienda los placeres del alma, porque según dice, son duraderos y muy útiles para sobrellevar la "no satisfacción" de los placeres del cuerpo.

Audios:

Moral judeo-cristiana

Placeres del alma

¡Hola!
¡Un saludo!