¡Bienvenidos!
pitagoras Tresfonsitas

Castellano(XCVI)

La “d” de Madrid

Si vamos por la calle escuchando la radio en unos estupendos auriculares es muy posible que sin darnos cuenta articulemos palabras en repetición o respuesta a lo que oímos.

Y si procuramos que nadie se ría de nosotros haciendo imperceptible nuestro charloteo nos daremos cuenta de que alguna consonante nos obliga a mover los labios aunque no emitamos sonido alguno.

¡Hola!
¡Un saludo!