¡Bienvenidos!
pitagoras Tresfonsitas

Miguel Maura

Miguel Maura ha servido a su causa de egolatría espectacular. No es nada; nada ha hecho pasando la frontera llena de responsabilidades de los cuarenta años ¿Qué importancia tiene que se pronuncie por la República? ¿Qué gran voto tiene con él la República? Ninguno. Unicamente que dice eso un hijo de don Antonio Maura. La misma importancia que tuvo que aquel pobre niño hijo de León Daudet coqueteara con el comunismo... para que le clavaran una bala odiosa, disparada por el rencor torpe y vil.

Son estas unas palabras, no de Miguel Maura, sino sobre Miguel Maura. Y también sobre Philippe Daudet, el nieto de Alphonse Daudet, que se había suicidado a los 14 años. Las pronunció Jose Antonio Primo de Rivera, cuando su padre, Miguel Primo de Rivera, había sido ya despedido por Alfonso XIII y se encontraba muy enfermo.

Decir que Miguel Maura no había hecho nada, que no era nada, sólo el hijo de don Antonio, no deja de ser una opinión posible. Pero también se puede opinar que Miguel Maura pudo haber sido la pata (la tercera pata, o la cuarta si se quiere) que hubiera hecho viable la Segunda República Española.

La afirmación de que Philippe fue asesinado por la policía política de la Tercera República Francesa es de difícil prueba en contrario; cualquier teoría conspirativa nace con mucho ganado ante la opinión pública. Sin embargo, la posibilidad de que el nieto del autor de "Cartas desde mi molino" se suicidara es algo desgraciadamente plausible; la tragedia de que un niño se quite la vida es algo que puede suceder a cualquier familia, aunque por fortuna no sea frecuente.

Volviendo las palabras de Jose Antonio contra él mismo se puede afirmar que no era nada, sólo el hijo de don Miguel Primo de Rivera; y que tras su muerte, su memoria sufrió el abuso de tirios y troyanos; de algún general y de algún que otro civil; de algunas gentes "auténticas" y de otras más "acomodaticias". Pero también se puede decir que quiso defender con gallardía la memoria de su padre (abandonado incluso por el que le había utilizado) y que supo afrontar la muerte con dignidad.

¡Hola!
¡Un saludo!