¡Bienvenidos!
pitagoras Tresfonsitas

El Tour de 1950

En 1949 Fausto ha vencido en la Milán San Remo, en el Giro, en el Tour y en el Giro de Lombardía. En 1950 se impone en la Paris Roubaix y en la Flecha Valona, pero en el Giro sufre una caída cuya consecuencia es la fractura de la pelvis.

En el Tour se presenta como capitán del equipo italiano Gino Bartali, aunque hay un segundo equipo transalpino.

En la undécima etapa, con llegada en Saint Gaudens, se impone Bartali. Es líder Magni con dos minutos y medio de ventaja sobre el suizo Kubler; a más de 3 minutos se encuentran los franceses Louison Bobet y Geminiani, así como el belga Stan Ockers; Gino tiene más de 4 minutos perdidos respecto de Fiorenzo. Pero en el col del Aspin, algunos espectadores borrachos han golpeado a Gino Bartali. Este decide retirarse y los dos equipos italianos abandonan con él el Tour de Francia.

En la etapa número 13, de Perpiñan a Nimes, Bobet y Geminiani pierden más de 10 minutos, a consecuencia de algunas averías. El liderato de Kubler sólo es amenazado por el belga Constantin Ockers, a poco más de 1 minuto.

La fracción décimosexta, una etapa de 100 kilómetros entre Menton y Niza ve la escalada al Turini, que es coronado por Robic y Bobet, que son alcanzados en el descenso por Ockers y Kubler, imponiendose el suizo en el sprint de Niza.

La etapa número 17, entre Niza y Gap, contiene la ascensión al col de la Cayolle, de 2300 metros de altitud. El líder suizo no parece andar muy bien, pero quedan 100 kilómetros hasta la meta de Gap y no es atacado.

La fracción décimoctava, entre Gap y Briançon, contempla en Vars e Izoard, una bella victoria de Bobet en solitario. Ockers y Kubler se limitan a controlar las perdidas, que no alcanzan los 3 minutos.

La etapa vigésima, una contra reloj de 100 kilómetros entre Saint Etienne y Lyon, ve la confirmación del líder Kubler, que gana con 5 minutos de ventaja sobre Stan Ockers, que hace segundo.

La opinión de Fausto Coppi

Un mes después de los graves hechos acaecidos en Saint Gaudens y el consiguiente abandono de Magni y Bartali, Fausto opina sobre el suceso. Aclara Coppi que no discute las innegables razones que justifican la conducta de Bartali, pero cree que Magni habría sido el probable vencedor del Tour.

Comienza Coppi por decir que "en Saint Gaudens Magni tenía 2 minutos 31 segundos de ventaja sobre Kubler y Kubler casi seguramente no le habría disminuido ni un segundo en la contra reloj en la que el suizo remachó definitivamente el maillot amarillo".

Y además, duda Coppi que en las etapas alpinas hubiera podido arrebatar el suizo a Magni el codiciado jersey.

En primer lugar, afirma Fausto, "la Niza-Gap era una falsa etapa de montaña de la que no podían salir grandes retrasos debido al hecho de que los cols distaban más de 100 kilometros de la llegada".

En segundo lugar, "la Gap-Briançon contaba tan sólo dos cols y 165 kilómetros de recorrido, lo que reducía considerablemente la posibilidad de una fuerte selección".

También apuntaba Coppi que "las dos etapas alpinas se habían visto precedidas por la Menton-Niza, con el col Turini, etapa muy corta y con la única subida muy cerca de la salida".

Concluye Fausto que "Bartali puede haber tenido sus razones, pero Magni ha cometido un error al abandonar".

Pero todo esto no son más que especulaciones del ciclista piamontés. Mayor interés presenta su opinión sobre la controversia entre equipos "nacionales" o de "marcas comerciales". Dice Coppi que "el jersey nacional indudablemente apasiona a los aficionados….. por lo que parece, los apasiona quizás demasiado…… un Tour hecho con el equipo de mi casa comercial francamente no me disgustaría…..habría menos ases en un mismo equipo y por lo tanto un mayor número de corredores libres de hacer su carrera". Y concluye: "podría ser muy interesante esta vuelta a lo antiguo, que calmaría un poco los excesos de ciertos aficionados".

En cualquier caso, Fausto anuncia su vuelta a las carreteras. Y aunque no podrá ganar, en este final de 1950, el Giro de Lombardía, lo que la carretera deja fuera de toda duda es que el gran campeón está listo para escribir la segunda parte de sus hazañas: y así lo hará, con Gino o contra Bartali; contra Magni o con Fiorenzo.

¡Hola!
¡Un saludo!