¡Bienvenidos!
pitagoras Tresfonsitas

Winnetou (I)

(primera parte)

El cazador de la pradera

Comienza Karl May explicándonos lo que es un “greenhorn”: un novato.

Charlie es un alemán que se encuentra en San Luis, como preceptor de los niños de una familia. A partir de aquí se encadenan las "hazañas" del tal Charlie, que parece ser una creación inspirada en el propio Karl May.

Bueno, la verdad es que resulta muy poco digerible la pasta de puñetazos, disparos maravillosos, doma de potros y, sobre todo, superioridad intelectual del tal Karl May, perdón, del tal Charlie.

Uno simpatiza con la banda de borrachos degenerados que le rodea, la verdad.

La pregunta es: ¿y cómo me he leído la novela de un tirón?

La respuesta es sencilla: gracias a Sam Hawkens.

Y es que el bueno de Sam no para de bajarle los humos: antes, durante y después de las descomunales proezas de Charlie.

Audio.

¡Hola!
¡Un saludo!